lunes, noviembre 05, 2007

Buenas costumbres

Mamá me dijo ponte el saco. Y yo me vi al espejo y era otro. Yo le dije a mamá que el otro tenía mi cuerpo. Mamá dijo que estábamos apurados,

si no llevas el saco no eres elegante.

El otro reía.

2 comentarios:

Gabriela dijo...

Acabo de dar un paso por tu blog y si que me ha gustado muchisimo.

Un saludo afectuoso.

El Dueño de los Cajones dijo...

BUENÍSIMO!!!!
y TOTALMENTE IDENTIFICADO CON EL RELATO

saludos