sábado, junio 23, 2007

Ojos de perro azul // Gabriel García Márquez

Me acuerdo clarito que estaba en 4to de primaria y una de mis "travesuras" favoritas consistía en meterme al cuarto que usábamos como biblioteca (luego pasó a ser más bien cuarto de la computadora y luego mi cuarto), agarrar alguno de los libros que había por ahí y ponerme a leer. Hasta el día que agarré este libro de García Márquez llamado Todos los cuentos y me olvidé de todos los demás.

Ya en este 2007, tengo que decir abiertamente que no me gusta mucho García Márquez. De hecho, ya llegó al punto de molestarme. Capaz porque en mi carrera (estudio edición, no literatura), lo tienen ahí como una especie de dios, incluso más que a Borges (pese a ser Argentina), lo cual me llega todavía un poquito más. Pero más allá de eso, me molesta harto que haya tanta alharaca alrededor de un autor que no es más que un gran libro a todas luces memorable (su única novela en mi top 100) como Cien años de soledad y que terminó construyendo toda o casi toda su obra alrededor de eso. Desde luego no es sólo su culpa, porque si analizamos un poco más a fondo, la única obra diferente que intentó publicar García Márquez, Doce cuentos peregrinos, terminó siendo un fracaso absoluto. Moraleja: la gente quiere seguir leyendo Cien años de soledad. Por eso tanto autor del llamado "realismo mágico" (o sea, García Márquez pero con otros nombres), y por eso también hartos problemas en Latinoamérica para aceptar un montón de otros tipos de literatura que han tardado años en llegar a hacerse un espacio.

En fin, volviendo a la historia, ya muchos años después, cuando releí Todos los cuentos, me di cuenta exactamente qué es lo que me había gustado tanto de él. Este libro contiene 3 colecciones de cuentos: Arranca con Ojos de perro azul, sigue con Los funerales de la Mamá Grande y termina finalmente con La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada. De esos tres, cuando era chico, y casi sin darme cuenta, siempre me quedé con Ojos de perro azul. Probablemente porque estaba al comienzo. Pero no estaba tan equivocado. De esas tres colecciones, Ojos de perro azul es la colección que incluiría en el top 100, la única otra obra de García Márquez que metería, de hecho (si algún día hago un ranking de libros que deberían gustarme pero me llegan, pondré por ahí El amor en los tiempos del cólera).

¿Por qué Ojos de perro azul? Capaz porque es un García Márquez más joven, más crudo, menos cercano a su posterior obra monumenetal (exceptuando el último cuento del libro, "Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo", que es, oh sorpresa, el que te nombran en la contratapa como "gancho" de venta). Capaz porque tiene cuentos extraordinarios como "La tercera resignación" o "Alguien desordena estas rosas", cuentos que te hacen sentir el despliegue de un tipo que, más allá de toda crítica, es un extraordinario autor. O capaz por mi cuento favorito (hoy, pues en ese tiempo no lo hubiera sabido disfrutar, en todo caso) de esa colección, el cual lleva el nombre de la antología: Ojos de perro azul.

Ojos de perro azul es la historia de un hombre y una mujer que se encuentran en sueños. Se aman con un amor extraño, justamente, de lógica únicamente onírica. Pero fallan en encontrarse en el mundo real, o incluso en averiguar si todo el acontecimiento es real, porque él, al despertar, siempre olvida los sueños. Estos encuentros desesperados parecen ser lo único que los va salvando día a día de una vida que, por lo demás, parece hacerse dura y demasiado insignificante; pero su incapacidad de realizar este deseo los persigue también entonces, pues pese a compartir el sueño, su realización está siempre lejos, en el terreno de lo imposible. Pero si fuera sólo un cuento de un amor imposible, sería difícilmente el gran cuento que es. Ojos de perro azul no es sólo la idea de lo inalcanzable, sino la idea de vivir una vida aparte, con una lógica creada en torno a algo que, quizás, ni siquiera es real. No es una historia de amor, sino de deseo. Y no es una historia siquiera, probablemente sería mucho mejor definir este cuento únicamente como un sueño. Y he ahí el doble giro de ironía y maravilla que escapa de esta obra: la idea de que aquello que puede salvarnos la vida, hacer la gran diferencia, puede terminar escapando a nuestras posibilidades por una simple cuestión de olvido. Que algunas cosas, por importantes que puedan ser, y aunque podrían incluso haber terminado salvándonos; las perdemos todos los días como si fueran monedas qué regalar, casi sin darnos cuenta.

-0-

Recomendable: En cuarto o en exterior, ideal para escapar de la realidad. Para cuando vienes teniendo sueños raros, para cuando sientes que algo podría ser terriblemente importante en tu vida, pero resulta que por x o por z, simplemente no es.
Se lo regalaría a: Un par de personas que me comentaron que no recuerdan lo que sueñan. Para que sepan lo que se podrían estar perdiendo.
García Márquez toma whisky leyendo: "La noche de los alcaravanes", cuento que según García Márquez es su favorito y que considera perfecto, su único escrito, dice él, al que no le cambiaría ni una palabra.
Whisky con links:
Ojos de perro azul
La tercera resignación
La noche de los alcaravanes (a pedido del público)

Ficha técnica:

García Márquez, Gabriel
Ojos de perro azul - Debolsillo (Contemporánea de bolsillo); 2003
192 p.; 13x19 cm.
ISBN: 8420430765










-0-

"Dio dos chupadas al cigarrillo. Yo estaba todavía parado frente al velador cuando me quedé mirándola de pronto. La miré de arriba abajo y todavía era de cobre; pero no ya de metal duro y frío, sino de cobre amarillo, blando, maleable. "Me gustaría tocarte", volví a decir. Y ella dijo: "Lo echarías todo a perder." Yo dije: "Ahora no importa. Bastará con que demos vuelta a la almohada para volvamos a encontrarnos."

Y tendí la mano por encima del velador. Ella no se movió. "Lo echarías todo a perder" volvió a decir, antes que yo pudiera tocarla. "Tal vez, si das la vuelta por detrás del velador, despertaríamos sobresaltados quién sabe en qué parte del mundo." Pero yo insistí: "No importa." Y ella dijo: "Si diéramos la vuelta a la almohada, volveríamos a encontrarnos. Pero tú, cuando despiertes, lo habrás olvidado." Empecé entonces a moverme hacia el rincón. Ella quedó atrás, calentándose las manos sobre la llama. Y todavía no estaba yo junto al asiento cuando le oí decir a mis espaldas: "Cuando despierto a medianoche, me quedo dando vuelta a la cama, con los hilos de la almohada ardiéndome en la rodilla y repitiendo hasta el amanecer: Ojos de perro azul"."

20 comentarios:

Anónimo dijo...

"CAPAZ" ME SUENA RARISIMO... NO SERIA MEJOR QUIZA, PODRIA SER, ETC...
ASI HABLABA MI NANA QUE LA TRAJERON DE PROVINCIA....

-daniel dijo...

Primero que nada, bájame las mayúsculas. Después, aprende a poner tildes. Y por último, no te quejes acá, anda mándale a la RAE tu teoría elitista, que seguro ahí te van a mandar al diablo con palabras mucho más educadas de las que yo tengo para ti.

alfredo dijo...

que demonios le pasa al anonimo?

gracias por los links a los texto de GGM, pero me quede con unas ganas tremendas de leer "La noche de los alcaravanes"

pense encontrarla al final del post

seria genial si pudieras ponerlo

un abrazo

marianne dijo...

Acabo de caer por aquí y ha sido una agradable sorpresa. Me gustan tus opiniones y la forma en que las expresas, porque aunque no esté de acuerdo con todo, siempre se comparte el amor por la lectura.
Seguiré viniendo por acá.
Saludos!

-daniel dijo...

Hola, ante todo, muchas gracias por los comentarios... Y Marianne, siempre es un gusto tener gente que escucha opiniones distintas y plantea las suyas... es así como uno conoce autores nuevos o cambia de opinión sobre algunos que ya leyó, gracias por pasar.

Alfredo, ahí subí zippeado el cuento que pedías, aunque nadie lo ha publicado en la web, así que lo subí para que puedan descargarlo. Sólo sigue los pasos que te indican...

Para los que no hablan inglés, presionen en el botón "free" en la primera pantalla, en la segunda escriban el código alfa/numérico y presionen en el botón de la derecha, ¡y finalmente sólo esperen!

Anónimo dijo...

Tal vez porque soy una de esas personas que se despiertan sin saber lo que soñaron, que también me encanta ese libro. Aunque lo mejor de todo, antes que acordarme de lo que sueño, seria que mi sueño (o pesadilla) no la recordaria. Ojala alguien pudiera escuchar y seguir preocupandose por esa persona con la que sueña, antes que darle la espalda y no preocuparse.
Dani te kiero, espero que algun dia te des cuenta.

e dijo...

el gabo no está mal.
salvo por algunos deslices ideológicos y doctrinarios...
pero prefiero
el "realismo sucio"
que en lo siento más cercano

saluditos

Aryadna dijo...

Ojos de perro azul.
«Yo soy la que llega a tus sueños todas las noches y te dice esto: ojos de perro azul».

Kissi dijo...

Gracias totales. Tenía olvidado el cuento hasta que escuché el sábado a alguien que dijo: "ojos de perro azul" y me acordé. En fin, muchos mambos volvieron. Saludos

Chapa dijo...

Comparto tu sentimiento: Ojos de perro azul es en definitiva el mejor cuento de dicha colección...

Un abrazo,

Chapa.

Erika dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Protoself.DBP dijo...

la supremacia de la existencia, perpetuada de la manera que sólo Gabo puede hacer. Pensar que juega con pensamientos que volverian loco a científicos y teologos! desde Argentina seguiré tu blog!
exelente

Anónimo dijo...

Leer a GGM es lo más cerca de Dios, sí Dios a pesar de mi reticencia a creer en eso, que uno puede estar. Realmente tiene libros verdaderamente bueno, no sólo "Cien años de soledad". "El otoño del patriarca" es una obra maestra, que no se puede describir con palabras. Decir que Gabo tiene pocas obras buenas y que se "lucra" de la más famosas es una ofensa de gran tamaño.

Mary dijo...

Muy bueno tu blog. Para quedarse horas!!!!

Garabato dijo...

Me gustó mucho lo ke publicas en tu blog.
Es muy interesante ke alguien se interese por la literatura.
Leí Ojos de Perro azul hará un año atrás i me pareció el relato más maravilloso ke pude haber leido jamás.

Bueno, simplemente
te dejo uns aludo
http://www.fotolog.com/gbtxhcconviction





Belén
GarabatO

Pedro dijo...

La primera edición de Crónica de una muerte anunciada tuvo un tiraje de 700 mil ejemplares. ¿Es posible hablar de fracaso literario cuando hablamos de Gabo? ¿Acaso se le dio el Premio Nobel por gusto?

Pedro dijo...

Hoy un amigo me habló de este cuento mientras tomábamos whisky. No recordaba nada de GGM hasta ese momento. Entro a la web y encuentro este link del 2007 y me parece aún extraño escribir en el pues estamos casi por finalizar el 2009. El asunto es: el cuento es maravilloso si eres un simple lector que se consuela con relatos o historias que le significan sin pensar o conocer qué es el realismo mágico o las faltas ortográficas. Vaya, dejemos atrás toda la teoría y disfrutemos de la lectura sin tanto límite teórico.

Bayron Araujo dijo...

Hablar de gabo se me hace dificil, depronto por conocer su realismomagico me solprende de una forma muy particular encontrar otro yo que se identifica con el yo y sigue sindo el yo, pero el yo imaginativo, pensar que estoy hay, es tal vez no estarlo, y si lo estoy quizas no me vean, y si me ven es porque estoy tan plicito, lo revelante de un escritor es ser implicito, ver el mundo desde otra perpectiva, creer en que lo magico si existe y si enverdad no existiera la imaginacion, entonces realmente quienes somos, si el que nos creo, opto por imaginarnos. ATT: Bayron Araujo, de manure cesar, escritor y lector,como todos los escritores que existen, sueña con un premio novel de literatura,y quizas con el pasar de los años lo pueda consegir,

valeria dijo...

entré buscando informacion para una monografia, y me encanto lo que publicas. me gusta saber que hay personas que comparten el mismo gusto que yo por la lectura. saludos. valeria

tammy dijo...

hola,la primera vez que leí el libro: ojos de perro azul,no lo entendí tuve que leermelo dos veces;Me encanta Gabriel García Márquez,me parece un escritor que usa un sentido subrrealista,para decir algo realista y logico.Gracias a todos.