miércoles, marzo 12, 2008

Rigor mortis // Daniel Zúñiga-Rivera

Por Gladys (Arkabas)

Conocí a Daniel cuando decidimos formar la Editorial Arkabas. La empresa respondía a un sueño de Daniel y a un despertar en mi vida. Golpeada por la muerte de mi padre y la de mi hermano, decidí que no podía dejar mis ideas dormidas. Me lo debía y se lo debía a quienes, sin desearlo, me habían dejado perdiendo en el camino la posibilidad de terminar sus sueños o empezar algunos. Y así empecé a escribir hace un poco más de tres años y cada palabra, cada letra que puse en esa historia me llevaron, sin proponerlo, hasta aquí, hasta Daniel, hasta Arkabas.

Una tarde en la que estábamos organizando todo lo de la editorial, Daniel llegó con su manuscrito y con un favor en la boca. Me estaba dando el honor de reseñarlo y acompañarlo en el panel de su presentación.

No les voy a mentir, tenía miedo, porque el libro se titulaba Rigor mortis y yo, hacía muy poco, había enterrado bajo “mil metros” (guiño al primer libro de Daniel) un pedazo de mi corazón. Miedo a la presentación, miedo a la reseña, miedo a la muerte o más bien, como diría Daniel, miedo al ruido que deja la muerte.

Pero Daniel esta vez venía con una sorpresa. Algunos días después llegó el epílogo y encontré que Rigor mortis guarda para el lector la inequívoca certeza de que la esperanza es ineludible. Una esperanza real, tangible, tan tangible, que me miré al espejo y me vi envuelta en esa esperanza.

Rigor mortis
es una canción de muerte que llega a los oídos con clarísima definición. Los cuentos están escritos con una narrativa poética que nos desgarra el corazón y nos permite estar atentos al ruido, a la disonancia que produce la separación. Decidí leerlos mientras escuchaba el preludio del tercer acto de la Traviatta y encontré que Daniel, como Verdi, canta la muerte no canta sobre la muerte.

Y si en este punto ya se asustaron, quiero decirles que Daniel hace ver que estamos equivocados al escaparnos del tema de la muerte, porque al esconderlo nos ocultamos a nosotros mismos que solo sentimos la ausencia aquellos que hemos sido capaces de amar profundamente.

Recomiendo Rigor mortis porque sus relatos escritos en prosa musical nos llevan de la mano por los sentimientos de ausencia, abandono, soledad, impotencia y hasta miedo. Desmenuza con un estilo único las diferentes presencias de la muerte. Nos las entrega desde las miradas diferentes de sus aun más diferentes personajes y porque sus cuentos nos obligan, irremediablemente, a encontrar respuestas a nuestras propias muertes o a las ajenas. Léanlo, aunque le tengan miedo al tema. No solo porque al final nos entrega un mensaje de esperanza sino también para que se deleiten con su manejo del lenguaje.

-0-

Recomendable: Para cuando creas que no hay muertes mejores.
Se lo regalaría a: A algún pata light, para que aprenda. Para que aprenda lo que es sentir de verdad.
Whisky con personalidad: Si este libro tuviera personalidad estaría vedado por la Iglesia porque sería a veces mujer y a veces hombre, dependiendo quien lo lea o quien llore con el.
Whisky en venta: Editorial Arkabas distribuye este libro. Así que si te da flojera ir a la librería, llámanos al 446-3517 y pide tu libro autografiado (nada de discriminaciones, hacemos envíos al exterior).

Ficha técnica:

Zúñiga-Rivera, Daniel
Rigor mortis - Mundo Ajeno Editores (Narrativa)
2008
74 p.; 13x21 cm.
ISBN: 978-603-45167-1-7




-0-

"Toma a mi costado un puñado de esta arena y llora mientra la alzamos, soltando despacio la tierra alrededor, y las cenizas volarán con el viento a través de las montañas, y llevarán el grito de esas voces que no pueden gritar, y llevarán la canción que hemos aprendido a un lugar donde las piedras han caído y alguien necesita oirla cantar; toma este puñado conmigo, y esparce ese polvo plateado para que llegue lejos; a mi lado, siembra sus fragmentos en las grietas de mi corazón álgido, dame un color que no sea el que me da el silencio, dame un color que me deje olvidar ese destello y recuéstate a mi lado; siente los golpes de la tierra como un corazón luciente de calor, un murmullo que si escuchas bien (oyes los compases), se empieza a volver una melodía que llega a los oídos de ese pueblo tan lejano..."

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Gladys, por tu reseña que está escrita no solo con bellas palabras, sino con una sensibilidad que en verdad me ha tocado...
Creo que voy a seguir tu consejo, leeré otra vez Rigor Mortis, acompañada de música "con ruido", como diría Daniel.
Cecilia

Cecilia V dijo...

Felicitaciones Daniel!! Ahorita mando a mi hermana a que compre el libro y nos lo mande a Miami. Un abrazo...Cecilia y Fernando

-daniel dijo...

No podría terminar de agradecer esta reseña. Por las palabras, por la lectura que te has atrevido a compartir con todos, por darle a la vida ese color que solo nos concede ese bien esquivo que es la amistad y que a veces llega a ser el único soporte que le queda a uno en el mundo cuando todo lo demás nos falla.
Salud por esos encuentros afortunados, salud por el tiempo que todavía tenemos de nuestro lado (siempre sonreír mientras seguimos siendo jóvenes) y por ser la mitad de esta voz que siempre necesitó de esta colisión para empezar a hacerse oír. Besos mil, -daniel

Maria Florencia dijo...

Felicitaciones primo, no puedo decirte lo orgullosa que me siento de tus logros. Tenes tanto por delante y un don tan grande en tus manos que simplemente es un placer ser parte de tu vida y de tu historia.
Termine tu angel...yo se que es medio tarde, ese angel paso por muchas transiciones pero queria que sea algo especial para ustedes y el principio de una gran sociedad.
Te agradezco tus palabras, no solo por escrito que son hermosas...sino todas las que decis para aconsejarme, para animarme o para hacerme ver la realidad.
Te quiero, y me hubiera encantado estar ahi para decirtelo el dia de la presentacion...pero espero que sepas que dentro de la distacia y todo lo que pase siempre me tenes para lo que vos quieras.
un beso
Flor

G dijo...

Hola. Acabo de terminar de leer Rigor mortis, vine a buscar unos datos sobre ti y encuentro que tienes un blog. Confieso no haberte leído antes, pero me gustó tu libro; es como un poema largo como una sábana. Espero conseguir otra de tus publicaciones pronto.
Quisiera decirte todo lo que estuve pensando mientras devoraba R.M. (sobre todo la última parte que me tocó personalmente), pero es tarde, me gana el sueño y sé que me quedaría corta.

Un abrazo

Gladys dijo...

cecilia:
Rigor mortis es solo un paso hacia el destino que le espera a un escritor como Zúñiga-Rivera. Con el tiempo seremos testigos de la entrega de un premio aún mayor.

daniel
Tu libro hace sentir independientemente de la existencia de nuestra amistad.
Nada más.