viernes, julio 25, 2008

Frigio

Cierra mis ojos

y oblígate a sentir el roce de mis manos, ámame

porque yo nunca te he amado.

El tiempo parte con la locura de este ruido que no cesa

y unas veces es el mar y otras el suspiro en el trapecio antes de un salto.

Cuelgas a tu cuello promesas robadas en que me amarías;

si yo pudiera amarte

tumbados sobre el piso dibujando mapas,

clavando esquirlas sobre meridianos

y deseando amarte

antes del ruido,

si solo yo pudiera

el ruido aquel,

si solo pudiera pedirte

cierra mis ojos

oblígate a sentir.

Si solo pudiera obligarme a recordar cómo se siente.

2 comentarios:

muladar dijo...

Con mucha constancia se interpreta el intenso tema del Amor, del amor obligado. Una poética nostalgica y sufrida. La intensidad siempre se hace presente. Un lindo ejercicio poético.

Chinasklauzz

Mariela Rosso dijo...

Me encanta tu blog y tu forma de escribir.
www.historiaslatinas.com